• email
  • print
  • pdf
  • Bookmark and Share

Propiedad Industrial

La República Dominicana cuenta con una moderna Ley sobre Propiedad Industrial, la Ley No. 20-00, la que se encuentra redactada conforme al Acuerdo sobre Aspectos de la Propiedad Intelectual y el Comercio (ADPIC), así como a otras convenciones internacionales de las que República Dominicana es signataria.

La Oficina Nacional de Propiedad Industrial (www.onapi.gob.do) es la encargada de registrar los derechos de propiedad industrial.

Patentes de Invención

Según la Ley No. 20-00 se entiende por patente a un derecho exclusivo concedido por el Estado a una invención que cumpla con los requisitos de novedad, susceptible de aplicación industrial y posea un nivel inventivo.

Cabe resaltar que la invención debe ser desconocida en el estado de la técnica, que comprende todo lo que ha sido divulgado o hecho accesible al público en cualquier lugar del mundo antes de la fecha de presentación de la solicitud de patente en la República Dominicana. Sin embargo, la divulgación hecha dentro del año precedente a la fecha de solicitud de la patente no es tomada en cuenta, siempre y cuando la misma haya sido hecha directa o indirectamente por el inventor o sus representantes, o sea consecuencia de abuso de confianza o incumplimiento contractual, o de actos ilegales cometidos contra éstos.

La solicitud de patente debe ser dirigida a la Oficina Nacional de Propiedad Industrial y debe estar acompañada de los siguientes documentos:

• Instancia que contenga los datos relativos al inventor, al solicitante (si es distinto al inventor) y representante legal;
• Titulo de la invención;
• Descripción de la invención, la cual debe ser lo suficientemente clara y completa para que una persona versada en la materia técnica correspondiente pueda ejecutarla;
• Documento que contenga uno o varias reivindicaciones que definan las cuestiones sobre las que sea obtener un derecho exclusivo;
• Resumen de la invención, el cual debe contener una síntesis de la descripción y una reseña de las reivindicaciones, incluirá la fórmula química o dibujo, según corresponda, que mejor caracterice la invención;
• Dibujos, listado de secuencia o nucleótidos, según corresponda;
• Indicación si se reivindica derecho de prioridad y copia certificada de la o las solicitudes de patentes extranjeras correspondientes (si aplica).

Las solicitudes de patentes tienen prioridad sobre solicitudes de fecha posterior sobre la misma invención, a menos que la persona que presenta la solicitud tenga derechos de prioridad sobre la invención en razón de una solicitud de patente depositada en un país que acuerde reciprocidad a las personas de nacionalidad dominicana, pero sólo por un período de un año luego de haber depositado la solicitud de patente en el extranjero.

Las patentes son válidas durante un período de tiempo limitado, de veinte (20) años improrrogables, contados a partir de la fecha de presentación de la solicitud en la República Dominicana. Para mantener en vigencia una patente deben pagarse tasas de mantenimiento anuales. La falta de pago de alguna de las tasas anuales conlleva la caducidad de la patente.

Modelos de Utilidad

Se considera como modelo de utilidad, cualquier nueva forma, configuración o disposición de elementos de algún artefacto, herramienta, instrumento, mecanismo u otro objeto que lo incorpora, o de algún parte del mismo, que permita un mejor o diferente funcionamiento, utilización o fabricación del objeto que lo incorpora, o que le proporcione alguna utilidad, ventaja o efecto técnico que antes no tenía.

Las condiciones para la concesión de los modelos de utilidad son menos estrictas que para las patentes de invención, puesto que el requisito de “nivel inventivo” es menos estricto o no se aplica. Para la solicitud de los modelos de utilidad se requieren los mismos documentos exigidos para las patentes.

Los modelos de utilidad son validos durante un período no mayor de quince años. Al igual que las patentes, deben pagarse las tasas de mantenimiento para mantener su vigencia. Las tasas de adquisición y mantenimiento son inferiores a las que se le aplican a las patentes de invención.

Diseños Industriales

Conforme a las disposiciones de la Ley 20-00, se considera como diseño industrial a cualquier reunión de líneas o combinaciones de colores o cualquier forma bidimensional o tridimensional, que se incorpore a un producto industrial o de artesanía para darle una apariencia especial, sin que cambie el destino o finalidad de dicho producto. En este sentido, puede obtenerse la exclusividad respecto de las características ornamentales o estéticas de un producto mediante la protección de los diseños industriales.

La solicitud de registro podrá comprender varios diseños, hasta un máximo de 20, siempre que se refieran a productos pertenecientes a la misma clase de la Clasificación Internacional para los Dibujos y Modelos Industriales, establecida por el Arreglo de Locarno.

En República Dominicana, el registro de un diseño industrial vence a los cinco (5) años contados a partir de la fecha de presentación de la solicitud ante la Oficina Nacional de la Propiedad Industrial. Es posible la renovación del diseño por dos períodos adicionales de cinco años.

Los requisitos para proceder con una solicitud de diseño industrial son los siguientes:

• Datos del solicitante y/o del diseñador y del representante (si el solicitante no es el diseñador debe presentar documentación que justifique sus derechos);
• Una descripción que se refiera a las características visibles que aparezcan en cada representación gráfica o fotográfica, en la que se indique la perspectiva desde la cual se ilustra;
• Dibujos y/o fotografías de las vistas relevantes del diseño industrial. En diseños tridimensionales se resaltará con líneas continuas definidas la creación objeto de protección y se indicará en líneas interrumpidas o intermitentes la parte del objeto excluida de protección. Podrá requerirse además, para mejor proveer, una muestra del producto o maqueta en el que se encuentre incorporado el diseño industrial;
• La designación o título de los productos a los cuales se aplicará el diseño y de la clase y subclase de los productos según la Clasificación Internacional para los Dibujos y Modelos Industriales, establecida por el Arreglo de Locarno.

Marcas

La marca es cualquier signo visible apto que permite a los consumidores identificar el producto de una empresa, se trate de un bien o de un servicio, a fin de distinguirlos de los productos de otra empresa. El derecho al uso exclusivo de una marca se adquiere mediante su registro ante la Oficina Nacional de la Propiedad Industrial.

Las marcas pueden consistir, entre otros, en palabras, denominaciones de fantasía, nombres, seudónimos, lemas comerciales, letras, números, monogramas, figuras, retratos, etiquetas, escudos, estampados, viñetas, orlas, líneas y bandas, combinaciones y disposiciones de colores, formas tridimensionales, sonidos y olores.

Los requisitos para proceder con el registro de una marca son los siguientes:

• Nombre y domicilio del solicitante.
• Nombre y domicilio del representante en el país cuando el solicitante no tuviera domicilio ni establecimiento en el país.
• Denominación de la marca cuyo registro se solicita, cuando se trate de una marca denominativa.
• Reproducción de la marca cuando se trate de marcas denominativas, estilizadas, con forma, tipo o color particulares, o de marcas figurativas, mixtas, tridimensionales con o sin color.
• Lista de los productos o servicios para los cuales se desea proteger la marca, agrupados por clase, conforme la Clasificación Internacional de Productos y Servicios, en el marco del Arreglo de Niza.

La vigencia del registro de una marca es de 10 años, renovable por períodos sucesivos iguales.

La transferencia de una marca registrada o en trámite de registro sólo tiene efectos legales frente a terceros después de ser inscrita en la Oficina Nacional de Propiedad Industrial.

Nulidad

A solicitud de cualquier persona interesada, la Oficina Nacional de Propiedad Industrial (puede declarar la nulidad del registro de una marca si éste se efectuó en contravención de alguna de las prohibiciones previstas en la ley. Está prohibido el registro de marcas que:

• Consistan en formas usuales o corrientes de los productos o de sus envases, o de formas necesarias o impuestas por la naturaleza misma del producto o del servicio de que se trate.
• Consista de formas que den una ventaja funcional o técnica al producto o al servicio al cual se apliquen.
• Que consistan exclusivamente en un signo o una indicación que pueda servir en el comercio para calificar o para describir alguna característica de los productos o de los servicios de que se trate.
• Que consistan exclusivamente en un signo o una indicación que, en el lenguaje corriente o en la usanza comercial del país, sea la designación genérica, común o usual de los productos o servicios de que se trate, o sea el nombre científico o técnico de un producto o servicio; como para diferenciarlos de los mismos productos o servicios análogos o semejantes.
• Que sea idéntico o se asemeje de forma que pueda crear confusión, a una marca registrada o en trámite de registro, por un tercero desde una fecha anterior, que distingue los mismos productos o servicios, o productos o servicios diferentes pero susceptibles de ser asociados o vinculados con los que la marca anterior distingue.
• Que sea idéntico o se asemeje de forma que pueda crear confusión, a una marca no registrada, pero usada por un tercero que tendría mejor derecho a obtener el registro, siempre que la marca sea para los mismos productos o servicios, o para productos o servicios diferentes, pero susceptibles de ser asociados o vinculados con los que la marca usada distingue.
• Que constituya la reproducción total o parcial, la imitación, la traducción o la transcripción de un signo distintivo que sea notoriamente conocido en el país por el sector pertinente del público, cualesquiera que sean los productos o servicios a los cuales el signo se aplique, cuando su uso fuese susceptible de causar confusión, un riesgo de asociación con ese tercero, un aprovechamiento injusto de la notoriedad del signo, o la dilución de su fuerza distintiva o de su valor comercial o publicitario.
• Afectare el derecho al nombre, a la imagen o al prestigio de una persona jurídica o de una entidad o colectividad local, regional o nacional, salvo que se acredite el consentimiento expreso de esa persona o de la autoridad competente de esa entidad o colectividad.

Cancelación

Cualquier persona interesada puede solicitar a la Oficina Nacional de Propiedad Industrial, la cancelación del registro de una marca cuando ésta no se hubiese usado en el país durante un período ininterrumpido de 3 años precedentes a la fecha en que se inicie la acción en cancelación. Sin embargo, la solicitud de cancelación no procede antes de transcurridos 3 años, contados desde la fecha de registro de la marca.

Según las disposiciones de la Ley No. 20-00, se entiende que una marca se encuentra en uso cuando los productos o servicios que ella distingue han sido puestos en el comercio o se encuentran disponibles en el mercado nacional bajo esa marca, en la cantidad y del modo que normalmente corresponde, teniendo en cuenta la dimensión del mercado, el producto de que se trate, la naturaleza de los productos o servicios de que se trata y las modalidades bajo las cuales se efectúa su comercialización. También constituye uso de la marca su empleo en relación con productos destinados a la exportación a partir del territorio nacional, o en relación con servicios brindados en el extranjero desde el territorio nacional.

No procede la cancelación del registro de una marca cuando existan motivos justificados para la falta de uso.

La cancelación de un registro por falta de uso de la marca también puede pedirse como defensa contra un pedido de declaración de nulidad de un registro de marca o contra una acción por infracción relativa a la marca registrada.

Nombres Comerciales

El derecho de uso exclusivo de un nombre comercial se adquiere en virtud de su primer uso en el comercio. La protección se otorga aun sin haberse registrado y termina con el abandono del nombre, que se presume tiene lugar cuando deja de ser usado en el comercio por su titular por más de 5 años consecutivos sin causa justificada.

La solicitud de registro de nombre comercial se hace ante la Oficina Nacional de Propiedad Industrial e incluye:

• Nombre y domicilio del solicitante;
• Nombre y domicilio del representante en el país cuando el solicitante no tuviera domicilio ni establecimiento en el país;
• Denominación de la compañía o empresa que se designa;
• Objeto social de la compañía o empresa que designa.

La vigencia del registro de un nombre comercial es de 10 años, renovable por períodos sucesivos iguales.

Cancelación

Cualquier persona interesada puede solicitar a la Oficina Nacional de Propiedad Industrial la cancelación de un nombre comercial cuando:

• Sea abandonado, esto es que no se hubiese usado en el país durante un período ininterrumpido de 5 años precedentes a la fecha en que se inicie la acción en cancelación.
• Constituya, total o parcialmente, una designación u otro signo que, por su naturaleza o por el uso que pudiera hacerse de él sea contrario al orden público o a la moral, o sea susceptible de causar confusión en los medios comerciales o entre el público sobre la identidad, la naturaleza, las actividades o cualquier otro aspecto relativo a la empresa o al establecimiento identificado con ese nombre comercial o relativo a los productos o servicios que produce o comercializa.

Sanciones a la Violación de Derechos de Propiedad Industrial

La ley contempla sanciones, tanto civiles como penales, en caso de infracción a los derechos de propiedad industrial, que incluyen el pago de daños y perjuicios, multa de 10 a 50 salarios mínimos y/o prisión de hasta 2 años.

Competencia Desleal

La Ley No. 20-00 considera como desleal todo acto realizado en el ámbito comercial o profesional que sea contrario a los usos y prácticas honestos, no siendo necesario que exista una relación de competencia entre el sujeto activo y el sujeto pasivo del acto.

Entre los actos considerados como desleales la ley enumera los siguientes:

• Los actos susceptibles de causar confusión o un riesgo de asociación con respecto a los productos, los servicios, la empresa o el establecimiento de un tercero.
• Usar o propagar indicaciones o alegaciones falsas o innecesariamente injuriosas capaces de denigrar o desacreditar a los productos, los servicios, la empresa o el establecimiento de un tercero.
• Usar o propagar indicaciones o alegaciones susceptibles de engañar o causar error con respecto a la procedencia empresarial, el origen geográfico, la naturaleza, el modo de fabricación, la aptitud para su empleo o consumo, la cantidad u otras características de productos o servicios propios o de un tercero.
• Los actos que implican un aprovechamiento indebido del prestigio o de la reputación de una persona, o de la empresa o signos distintivos de un tercero.
• Los actos susceptibles de dañar o diluir el prestigio o la reputación de una persona o de la empresa o signos distintivos de un tercero, aun cuando tales actos no causaran confusión.
• La adquisición de un secreto industrial mediante el espionaje industrial, el incumplimiento de un contrato u otra obligación, el abuso de confianza, la infidencia, el incumplimiento de un deber de lealtad o la instigación a realizar cualquiera de estos actos.

Cualquier persona interesada puede pedir a los tribunales que se pronuncie sobre la licitud o ilicitud de algún acto o práctica comercial que considere constituye competencia desleal. La acción en competencia desleal prescribe a los 4 años, contados a partir de la última vez que se cometió el acto desleal.

Colaboración de: Mónika Melo y María Alejandra Gómez