• email
  • print
  • pdf
  • Bookmark and Share

Zona Franca

Se encuentran regidas por la Ley No. 8-90 de fecha 15 de enero de 1990 (en lo adelante “Ley 8-90”) y su Reglamento de aplicación, aprobado por el Decreto No. 366.97 de fecha 29 de agosto de 1997.

Se definen como áreas geográficas del país, delimitadas y sometidas a controles aduaneros y fiscales especiales establecidos por la ley, en las cuales se permite la instalación de empresas que destinen su producción o servicios hacia el mercado externo, mediante el otorgamiento de los incentivos necesarios que fomenten su desarrollo (Artículo 2 de la Ley 8-90). Son vigiladas y controladas por la Dirección General de Aduanas (www.dga.gob.do).

Las Zonas Francas se iniciaron en la República Dominicana en el año 1969 y más de 40 años después se encuentran instalados alrededor de 57 parques diseminados en todo el país y 565 empresas, los cuales aportan más de 160,000 empleos.

La actividad más desarrollada en las Zonas Francas ha sido la confección textil, siendo otras de importancia la fabricación de calzados, manufactura de joyas, ensamblaje de componentes electrónicos, productos médicos, procesamiento de tabaco y las telecomunicaciones.

La República Dominicana cuenta con la presencia de empresas que fabrican o contratan empresas dominicanas para la fabricación de reconocidas marcas mundiales.

Para poder operar una empresa de Zona Franca en el país, no es necesario constituir una sociedad de conformidad con las leyes dominicanas, se puede operar con una compañía extranjera, debidamente registrada en este país.

Órgano Regulador. El Consejo Nacional de Zonas Francas de Exportación (www.cnzfe.gob.do) (en lo adelante “CNZFE”), es el organismo que regula el cumplimiento de la referida Ley 8-90, se encuentra integrado por representantes de los sectores público y privado. Este órgano fomenta, evalúa y aprueba el establecimiento de nuevas empresas y recomienda su instalación al Poder Ejecutivo; también evalúa el desarrollo de las empresas existentes.

Tipos de Zonas Francas. La mencionada Ley contempla varios tipos de Zonas Francas, en virtud de su localización:

i) Zonas Francas Industriales o de Servicios: Pueden instalarse en todo el territorio nacional para dedicarse a la manufactura de bienes y a la prestación de servicios.

ii) Zonas Francas de Carácter Fronterizo: Deben ubicarse a una distancia no menor de 3 ni mayor de 25 kilómetros de la línea fronteriza que separa la República Dominicana de la República de Haití. Abarca las provincias de Pedernales, Independencia, Elías Piña, Dajabón, Montecristi, Santiago Rodríguez y Bahoruco.

iii) Zonas Francas Especiales: Son las que por la naturaleza del proceso de producción o por las características de la empresa requieren establecerse fuera de un parque industrial para aprovechar recursos inmóviles, cuya transformación se dificulta si las empresas no se establecen próximas a las fuentes naturales, o cuando la naturaleza del proceso o las situaciones geográficas o económicas y de infraestructura del país las requieran.

Ventas al mercado local. Las ventas de mercancías en el mercado local, provenientes de las empresas de Zonas Francas, serán consideradas como importación al territorio dominicano y se encuentran reguladas por la ley. Dichas empresas podrán vender:

a) el 20% de la producción cuando se trate de productos fabricados en el país, cuya importación esté permitida por la ley, con el previo pago del 100% de los impuestos correspondientes;

b) el 100% de su producción, libre de aranceles, cuando se trate de productos textiles, pieles, fabricación de calzados y manufactura de cuero. Los demás productos podrán ser importados, previo el pago del 100% de los aranceles e impuestos establecidos para productos similares, siempre que los productos no se manufacturen en el mercado local y que hayan sido elaborados con materia prima nacional, en por lo menos un 25%.

En todos los casos, dichas empresas deben obtener autorización del CNZFE para realizar las ventas al mercado local hasta el porcentaje que corresponda, según lo antes expuesto.

Operadoras de Zonas Francas. Las operadoras de Zonas Francas son las personas físicas o morales a quienes se les otorga, por autorización del Consejo Nacional de Zonas Francas y ratificada por Decreto del Poder Ejecutivo, permisos de operación de Zonas Francas, cuyas actividades principales son vender o alquilar edificios y facilidades a las empresas interesadas, así como realizar actividades de promoción y mercadeo para atraer empresas nacionales o extranjeras. Las operadoras pueden fijar libremente los precios de alquiler o de venta del espacio ocupado por las empresas establecidas o por establecer.

Los precios de renta en los parques de Zonas Francas se encuentran en la actualidad entre un rango que va desde US$1.8 a US$5.50 por pie cuadrado anual.

Marco Laboral. De acuerdo a la Ley 8-90, las operadoras y las empresas instaladas como Zonas Francas de Exportación están sujetas a las disposiciones consagradas en el Código de Trabajo de la República Dominicana. Deberán asimismo satisfacer las obligaciones que les impone la Ley 87-01, del 5 de abril del año 2001, sobre el Sistema Dominicano de Seguridad Social, relativo al Seguro de Riegos Laborales, al Seguro de Salud, Seguro de Pensiones y Seguro Familiar de Salud. También deben cumplir con la ley que crea el Instituto Nacional de Formación Técnico Profesional (INFOTEP); con los convenios internacionales suscritos y ratificados por el Gobierno Dominicano al respecto; y con las leyes sanitarias para instalaciones industriales.

El Código de Trabajo rige los beneficios marginales (horas extras y trabajo nocturno), vacaciones, preaviso, terminación del contrato de trabajo, salario de navidad, licencias o descansos especiales y maternidad.

Sin embargo, existen ciertas particularidades del régimen laboral para estas empresas que deben ser resaltadas. Estos son:

i) Salario Mínimo: Es determinado por el Comité Nacional de Salarios. En la actualidad el salario vigente es el aprobado por la Resolución No.10-2011, la cual, a partir del 2 de enero de 2012, fijó el salario mínimo mensual del sector Zonas Francas, en la suma de RD$6,320.00.

ii) Contratos de aprendizaje: Existe un régimen particular para estos contratos en las Zonas Francas. En efecto, de acuerdo al artículo 42 de la referida Ley 8-90, el salario mínimo para la calificación de aprendiz que contempla el Código de Trabajo, será aplicable para la generalidad de las Zonas Francas, por un período de tres (3) meses, mientras que en las Zonas Francas ubicadas en las regiones fronterizas del país, será aplicable por un período de seis (6) meses.

En caso de que un trabajador sea cesanteado luego de transcurrir su período de aprendizaje y sea posteriormente contratado por la misma empresa, no podrá ser calificado de nuevo como aprendiz; y si ha hecho parcialmente el aprendizaje, sólo podrá ser contratado como tal, por el tiempo que le falte para completar los períodos antes establecidos, según el caso.

iii) Beneficios de la empresa: Las empresas de Zonas Francas están exentas del pago de la participación anual de los trabajadores en el 10% de los beneficios de la empresa, establecido por las leyes laborales dominicanas.

iv) Cierre de actividades: De acuerdo al Artículo 44 de la Ley 8-90, las Operadoras y Empresas de Zonas Francas que tengan la intención de terminar sus actividades, deberán notificarlo al CNZFE, por lo menos con tres (3) meses de antelación. Este organismo, a su vez, deberá notificarlo a las autoridades laborales, al Banco Central de la República Dominicana, a los Ministerios de Estado de Finanzas y de Industria y Comercio, al Instituto Dominicano de Seguros Sociales y a la Dirección General de Aduanas.

Ventajas e Incentivos para el inversionista y para la inversión. Son múltiples las ventajas que obtiene un inversionista al instalar un parque o una empresa de Zona Franca en la República Dominicana. Entre ellas se encuentran:

• La ubicación geográfica del país, en el centro del Mar Caribe, un punto clave de acceso a todas las rutas comerciales del mercado internacional.
• La cercanía con Estados Unidos, el principal comprador del mundo.
• El acceso preferencial al mercado de Estados Unidos y Europa.
• Dinámicos programas de Zonas Francas.
• Mano de obra competitiva, calificada y especializada.
• República Dominicana brinda un trato nacional para los inversionistas extranjeros, posee un programa de residencia especial que le confiere a dichos inversionistas los mismos derechos que a cualquier residente extranjero en el país, pudiendo disfrutar además de este beneficio sus familiares y los técnicos del proyecto.
• El país ofrece un sistema de exoneración de impuestos y facilidad de repatriar libremente el 100% de los beneficios en moneda extranjera, a través de los modernos servicios financieros de nuestros bancos locales.
• República Dominicana cuenta con excelente sistema de telecomunicaciones; buenas autovías que conectan las provincias más importantes del país, y modernas infraestructuras portuarias y aeroportuarias: tiene más de seis puertos en funcionamiento con distribución tanto por el Océano Atlántico como por el Mar Caribe, ocho aeropuertos internacionales, y más de 50 vuelos internacionales diarios hacia Estados Unidos, Europa y el resto de América.
• Por último es importante destacar nuestra democracia estable y el clima de armonía social que beneficia toda inversión.

Régimen de Incentivos a las Zonas Francas. Las operadoras de Zonas Francas y las empresas establecidas dentro de ellas, disfrutan por 15 años, del 100% de exenciones a las cargas y gravámenes siguientes:

 

• Impuestos sobre la Renta;
• Impuestos de Exportación o Reexportación;
• Todos los Impuestos de Importación, arancel, derechos aduanales y demás gravámenes conexos, que afecten las materias primas, equipos, materiales de construcción, edificaciones, equipos de oficina, entre otros, destinados a construir, habilitar u operar en las Zonas Francas;
• Impuesto a la Transferencia de Bienes Industrializados y Servicios (ITBIS);
• Pago de Impuestos Municipales;
• Impuestos sobre la construcción, los contratos de préstamos y sobre el registro y traspaso de bienes inmuebles;
• Impuestos sobre la constitución de sociedades comerciales o de aumento del capital de las mismas;
• Impuestos de importación de los equipos de transporte que sean vehículos de carga, colectores de basura, microbuses, minibuses para transporte de empleados y trabajadores hacia y desde los centros de trabajo.

Por su parte, las Zonas Francas de carácter Fronterizo, se benefician de los mismos incentivos, por un período de 20 años y disfrutan además de los siguientes incentivos especiales:
• Podrán alquilar espacios físicos a precios subvencionados;
• Asignación de cuotas de exportación, de manera preferencial, si el país estuviese sometido a tal limitación;

Acuerdos de Libre Comercio. El país es signatario de los acuerdos comerciales enunciados a continuación:

• Tratado de Libre Comercio República Dominicana-Centroamérica;
• Tratado de Libre Comercio República Dominicana-con El Caribe (CARICOM);
• Tratado de Libre Comercio República Dominicana-Panamá (alcance parcial);
• Tratado de Libre Comercio República Dominicana-Estados Unidos (DR-CAFTA);
• Acuerdo de Libre Comercio con la Unión Europea (EPA’S).