• email
  • print
  • pdf
  • Bookmark and Share

Industria y Comercio

La economía de la República Dominicana está dividida en tres grandes sectores: Servicios, Industrias y Agropecuaria. Esta sección se concentrará en el sector Industria, que es el segundo sector de mayor importancia en cuanto a generación de empleos y producción.

 

El sector industrial dominicano es considerado como uno de los sectores más dinámicos y diversos del Caribe. De conformidad con el sistema de Cuentas Nacionales y Estadísticas Económicas del Banco Central de la República Dominicana está constituido por cuatro ramas de actividades productivas: la Explotación de Minas y Canteras, la Manufactura Local, la Manufactura de Zonas Francas y la Construcción. Al año 2012 este sector contaba con alrededor de 8,000 empresas divididas entre grandes, medianas, pequeñas y microempresas según la cantidad de empleados, las cuales generan cerca de 400 mil empleos directos. De las 7,866 empresas únicamente 414 son empresas registradas bajo el régimen de zonas francas. Las ramas industriales de mayor importancia en este sector en el país son: alimentos y bebidas con 1,316 empresas (16.7%), luego le sigue la industria gráfica (impresión y grabación) con 1,141 empresas (14.5%), y finalmente las substancias químicas con 809 empresas (10.3%). Es importante señalar que una parte importante de las empresas que componen estos sectores son micro y pequeñas empresas.

 

La industria nacional se ha desarrollado y diversificado con industrias que van desde las tradicionales como el ron, el tabaco, el cacao y la azúcar a otras como son las procesadoras de frutas, bebidas, alimentos, productos farmacéuticos, fabricantes de aparatos médicos, joyerías y piedras preciosas, máquinas y equipos eléctricos, prendas de vestir, calzados, plástico, fundición, hierro y acero, máquinas y artículos mecánicos, productos químicos orgánicos y otros.

Concentración geográfica

La concentración mayor de industrias dominicanas se encuentra en el gran Santo Domingo, que incluye el Distrito Nacional y las provincias de Santo Domingo Norte, Este y Oeste y en Santiago. Igualmente con la Ley No. 28-01 (de la cual se ampliará más adelante) que crea la Zona Especial de Desarrollo Fronterizo se han instalado unas 41 empresas con inversiones importantes en las provincias de Pedernales, Independencia, Elías Piña, Dajabón, Montecristi, Santiago Rodríguez y Bahoruco.

Aporte a la economía

El sector industrial en la República Dominicana aportó en 2012 según los datos del Banco Central RD$638,343.1 millones al PIB de la República Dominicana con una participación porcentual de 27.6%. La tasa de crecimiento del sector en 2012 fue de 4.5% en comparación con 2011. Destacándose la manufactura local que incluye los rubros de elaboración de productos de molinería, azúcar, bebidas y productos de tabaco, fabricación de productos de la refinación de petróleo y demás industrias manufactureras con una participación porcentual del PIB del sector de 18.8% representando unos RD$436,114.9 millones del total del sector industria.

Es importante resaltar que las ventas del sector industria en 2012 ascendieron a la suma de RD$466,755 millones de los cuales el sector de manufactura fue responsable del 83.2% ascendente a RD$388,374 millones. Dentro del sector manufactura los rubros de mayor incidencia en ventas fueron la refinación de petróleo (25.6%), otras industrias manufactureras (15.1%) y bebidas (10.9%).

Regímenes Especiales

Hoy en día existen distintas leyes que otorgan incentivos primordialmente fiscales o arancelarios principalmente para motivar la producción nacional o impulsar algunas regiones o actividades económicas específicas, éstas son: PROINDUSTRIA, Confotur, Desarrollo Fronterizo y de zonas o polos turísticos, Zonas Francas, Cadena Textil y/o Cuero e Importación o producción de bienes exentos.

En 2009 de las empresas activas registradas en el sector industria en la Dirección General de Impuestos Internos (DGII), únicamente un 7.1% se encontraban acogidas a leyes de incentivos. Según los datos de la DGII, los regímenes especiales que registran mayor número de contribuyentes son Zonas Francas Industriales con 42%, PROINDUSTRIA con 25%, y exportadores con 13%, el 9% productor de bienes exentos y el 11% restante se encuentra registrado en los otros 5 regímenes.

A continuación resumimos los principales regímenes especiales disponibles para el sector industria:

Zonas Francas:

En la República Dominicana existe un régimen especial para las empresas de zonas francas el cual se encuentra regulada por la Ley No. 8-90, de Zonas Francas, y su reglamento de aplicación. Las zonas francas se benefician de manera general de trato preferencial en cuanto a los aranceles de importación de materia prima, de exportación o reexportación, ITBIS, ISR, impuestos sobre construcción, contratos de préstamo y registro, y traspaso de bienes inmuebles, entre otros de conformidad con el régimen aplicable. El régimen de Zonas Francas de la República Dominicana ofrece dos posibilidades para incorporar una empresa en virtud de este régimen. Esta dualidad está dada por el lugar donde está instalada la empresa de Zona Franca. En este sentido, el artículo 6 de la Ley determina que las empresas industriales o de servicios de Zona Franca podrán establecerse en un parque de zona franca en cualquier parte del territorio nacional para dedicarse a la fabricación de bienes o la prestación de servicios destinados a la exportación en el extranjero. Las Zonas Francas Especiales, por otra parte, son aquellas que, debido a la naturaleza de sus procesos productivos, necesitan la proximidad de sus recursos naturales ya que sin esta cercanía la transformación de los mismos sería de difícil ejecución. Las empresas que por la naturaleza de sus procesos, consideraciones geográficas o económicas o la infraestructura del país, requieren de una ubicación especial, también pueden ser clasificados dentro de esta categoría.

En adición la Ley 08-90 prevé un régimen especial para aquellas zonas francas cercanas a la línea fronteriza que separa la República Dominicana de la República de Haití.

La constitución de una Zona Franca Fronteriza significaría la posibilidad de beneficiarse, en adición a los beneficios del Régimen Ley 28-01, la exoneración de impuestos de constitución de sociedades y aumento de capital, de impuestos de exportación o reexportación, impuestos de transferencia de inmuebles, impuestos de construcción, impuestos sobre contratos de préstamos y registro, entre otros. Estos beneficios estarían disponibles por un período de veinte (20) años contados desde el momento de obtenida la clasificación.

El proceso de calificación es más sencillo que el del Régimen de la Ley 28-01, ya que sólo requiere la aprobación del Consejo Nacional de Zonas Francas de Exportación y no prevé sanciones en caso de que se decida dar por terminado el proyecto en un período determinado. Sin embargo, es necesario considerar que el Consejo no sesiona periódicamente por lo que no podría determinarse el tiempo de obtención de la autorización.

Los beneficios de establecer una empresa en la Zona Libre de Zona Franca son:

1) la protección del régimen aduanero establecido en la Ley, y

2) 100% de exención de:

a. El pago del impuesto sobre la renta establecido por la ley No. 5911, del 22 de mayo del 1962 y sus modificaciones, referentes a las Compañías por Acciones.

b. El pago de impuestos sobre la Construcción, los contratos de préstamos y sobre el registro y traspaso de bienes inmuebles a partir de la constitución de la Operadora de Zona Franca correspondiente.

c. El pago de impuestos sobre la constitución de sociedades comerciales o de aumento del capital de las mismas.

d. El pago de impuestos municipales creados que puedan afectar estas actividades.

e. Todos los impuestos de importación, arancel, derechos aduanales y demás gravámenes conexos, que afecten las materias primas, equipos, materiales de construcción, partes de edificaciones, equipos de oficina, etc., todos ellos destinados a: construir, habilitar u operar en las Zonas Francas.

f. Todos los impuestos de exportación o reexportación existentes, excepto los que se establecen en los Acápites f) y g) del Artículo 17 de esta ley.

g. Los impuestos de patentes, sobre activos o patrimonio, así como el impuesto de la Transferencia de Bienes Industriales (ITBIS)

h. Los derechos consulares para toda importación destinada a los Operadores o Empresas de Zonas Francas.

i. El pago de Impuestos de importación, relativos a equipos y utensilios necesarios para la instalación y operación de comedores económicos, servicios de salud, asistencia médica, guardería infantil, de entretención o, amenidades y cualquier otro tipo de equipo que propenda al bienestar de la clase trabajadora.

j. El pago de impuestos de importación de los equipos de transporte que sean vehículos de carga, colectores de basura, microbuses, minibuses para el transporte de empleados y trabajadores hacia y desde los centros de trabajo previa aprobación, en cada caso del Consejo Nacional de Zonas Francas de Exportación. Estos vehículos no serán transferibles por lo menos durante cinco (5) años.

En adición a los beneficios arriba establecidos las empresas de zona franca también podrán introducir a los parques de zonas francas todas las maquinarias, equipos, repuestos, partes, y utensilios que sean necesarios para su operación.

Es importante señalar que la Ley 08-90 y el Decreto No. 309-00 de fecha 12 de julio de 2000 que modifica el Reglamento para la Aplicación de la Ley 08-90, establecen que las exportaciones al mercado local estarán condicionadas de la siguiente manera: “A) Hasta un 20%: Cuando se trate de productos y/o servicios procesados en el país y cuya exportación esté permitida por ley, previo pago del 100% de los impuestos correspondientes. (A saber: arancel, impuesto selectivo al consumo, ITBIS, Comisión Cambiaria). B) Hasta un 100%: Cuando se trate de productos y/o servicios que tengan en su elaboración un componente de materias primas locales de por lo menos un 25%, previo pago del 100% de los impuestos correspondientes.”

Para poder exportar sus productos al territorio aduanero dominicano deberán pagar los impuestos exonerados así como los aranceles correspondientes de la materia prima utilizada excluyendo de su base imponible los componentes y valores agregados nacionales que hubiesen intervenido en el proceso de producción de los bienes de que se trate. Esto quiere decir que únicamente deberán pagar los aranceles correspondientes por los insumos o materias primas no originarios de República Dominicana (léase importados de otros países) utilizados en la producción del bien de que se trate. Los insumos y materias primas dominicanos no pagan arancel. Por lo tanto, el arancel a pagar no es el del producto final, sino el de las materias primas o insumos no dominicanos utilizados para su elaboración.

Para finales de 2011 existían en el país un total de 51 parques en operación con aproximadamente 578 empresas, de los cuales la mayoría (47.1%) se concentra en la región Norte. La segunda región con mayor densidad es el Distrito Nacional y la Provincia de Santo Domingo donde existen 23.5% de los parques. El resto de los parques se encuentran divididos entre el Sur (17.6% y el Este (11.8%). Es importante señalar que el 22% de las 578 empresas en operación son zonas francas especiales.

De las empresas existentes el 20.9% son empresas de confección textil, el 18.2% son empresas de servicios, las dedicadas a la manufactura de tabaco y derivados ocupan un 9.8% seguidas por las empresas de agroindustria con un 8.1% y finalmente un 7.4% se dedica a la comercialización.

PROINDUSTRIA:

En 2007 fue promulgada la Ley No. 392-07 sobre Competitividad e Innovación Industrial con el objetivo de contribuir y sustentar la competitividad de la industria local y de los productos dominicanos en el extranjero, creando un marco institucional y normas para la industria manufacturera en la República Dominicana.

Los principales beneficios de esta ley se encuentran a continuación:

(i) Exención del cobro del ITBIS en la Dirección General de Aduanas (DGA) a las materias primas, las maquinarias industriales y bienes de capital para las industrias con arancel cero por ciento (0%) como consecuencia de la entrada en vigencia del DR-CAFTA, así como los demás bienes de capital y materias primas que gocen de una tasa arancelaria de cero por ciento (0%).

(ii) La aplicación de idénticas facilidades a la compra de bienes fungibles producidos en territorio nacional, cuando en virtud de leyes especiales, o regímenes de incentivos se establezcan facilidades para la compra de productos en el extranjero, tales como exención de aranceles, impuestos selectivos e ITBIS. Entendiéndose por regímenes de incentivos aquéllos que establecidos legalmente, conceden un tratamiento especial tanto fiscal como arancelario a determinadas actividades de tipo empresarial. Son regímenes de incentivos para esta ley los establecidos por las leyes Nos. 8-90, 84-99, 128-01 y 158-01.

(iii) Las personas jurídicas, sean nacionales o extranjeras, calificadas por PROINDUSTRIA, que exporten a terceros mercados tendrán derecho al reembolso de los impuestos, a la Transferencia de Bienes Industrializados y Servicios (ITBIS), el Selectivo al Consumo a las Telecomunicaciones, el Selectivo al Consumo a los Seguros, el Selectivo al Consumo de los Combustibles establecidos en la Ley No. 495-06, y el impuesto a los cheques, en un porcentaje igual al porcentaje que representen los ingresos por exportaciones del total de ingresos por ventas en un período. El reembolso será calculado sobre la base de los pagos o adelantos no
compensados que las empresas realicen por estos impuestos.

(iv) Desde cualquier industria o zona acogida a un régimen especial podrá enviarse al territorio aduanero nacional las materias primas e insumos para ser sometidas a procesos industriales complementarios por parte de industriales en el resto del territorio aduanero dominicano, las cuales deberán reingresar a dichas zonas especiales ya transformadas, en un plazo no superior a seis (6) meses no renovables. Estas materias primas e insumos estarán excluidas del pago de todos los impuestos de importación, aranceles, derechos de aduanas y demás gravámenes conexos. Lo anterior se denominará para todos los efectos “procesamiento parcial”. Este traslado de bienes en procesamiento parcial será autorizado directamente por la
Dirección General de Aduanas, mediante autorizaciones globales o periódicas.

La Ley 392-07 también crea parques industriales y distritos industriales, a los fines de agrupar empresas y parques para así integrar una cadena productiva y compartir
servicios nacionales e internacionales.

Para acogerse a los beneficios de la Ley 392-07 el interesado deberá solicitar su calificación al Consejo Directivo de PROINDUSTRIA y presentar la documentación requerida y realizar el pago de las tasas correspondientes las cuales corresponden al 0.1% del capital de la empresa. Este pago se divide en dos (2), el 25% del total se pagará al momento de hacer la solicitud y el 75% restante se pagará tan pronto la misma sea formalmente aprobada. Este pago se hará mediante cheques certificados o de administración. En cualquier caso la tarifa mínima es de RD$5,000.00 y la máxima es de RD$150,000.00.

Para finalizar es importante señalar que el Reglamento de Aplicación de la Ley 392-07 aún no ha sido aprobado ni promulgado, por lo que la aplicación de dicha ley aún no está debidamente regulada.

Ley de Desarrollo Fronterizo No. 28-01:

La Ley No. 28­01 que crea una Zona Especial de Desarrollo Fronterizo, que abarca las provincias de Pedernales, Independencia, Elías Piña, Dajabón, Montecristi, Santiago Rodríguez y Bahoruco y sus modificaciones (en lo adelante la Ley 28-01) creó una Zona Especial de Desarrollo Fronterizo, otorgando una serie de facilidades y exenciones a las empresas existentes y futuras que se encuentren dentro del límite de las provincias de Pedernales, Independencia, Elías Piña, Dajabón, Montecristi, Santiago Rodríguez y Bahoruco. De conformidad con la Ley 28-01, las empresas industriales, agroindustriales, agropecuarias, metalmecánicas, de zona franca, turísticas, metalúrgicas y energéticas, así como todo tipo de empresas permitidas por las leyes dominicanas que existan a la fecha de promulgación de la Ley 28-01 y las que se instalen en el futuro dentro de los límites de cualquiera de las provincias señaladas, disfrutarán de las facilidades y exenciones de la Ley 28-01. Entre dichas exenciones se incluyen: “la exención de un cien por ciento (100%) del pago de impuestos internos, de aranceles aduaneros sobre materias primas, equipos y maquinarias, así como cualquier tipo de impuesto, durante un período de veinte (20) años. Se les otorga, además, un cincuenta por ciento (50%) en el pago de libertad de tránsito y uso de puertos y aeropuertos”, y una reducción del cincuenta por ciento (50%) de cualquier otro impuesto, tasa o contribución vigente a la fecha o que se establezcan en el futuro, mientras estén vigentes los veinte (20) años de las exenciones contempladas en la Ley 28-01.

Sin embargo es importante señalar que el artículo 16 del Reglamento de Aplicación de la Ley No. 28-01 y sus modificaciones establece que le corresponde a la Dirección Ejecutiva, por medio del Departamento de Evaluación y Clasificación, recomendar al Consejo de Coordinación las exenciones propias de cada solicitud que reciba, pudiendo incluso otorgar trato preferencial a los proyectos y empresas que se orienten hacia el desarrollo integral de la región fronteriza por constituir un aumento del comercio y de la producción de la zona.

Las exoneraciones previstas serán consideradas siempre que la persona física o moral haya cumplido con el deber formal de presentar su declaración jurada ante la Dirección General de Impuestos Internos.

En cuanto a la vigencia de las exenciones y facilidades otorgadas por la Ley 28-01, es importante destacar que el artículo 20 del Reglamento otorga un plazo de cinco (5) años a partir de la entrada en vigor del mismo, para que toda empresa que se establezca disfrute del término completo del período de exenciones (20 años). A partir del término de los cinco (5) años que se indica en este artículo, las nuevas empresas que se establezcan sólo disfrutarán de la parte de período de exención que quede vigente, contando desde el día siguiente del vencimiento de los cinco (5) años a que se refiere este artículo, hasta la fecha en que se venzan dichos plazos a contar de ese día.

Cualquier empresa que desee beneficiarse de las exenciones establecidas en la Ley 28-01 deberá solicitar la calificación de empresa especial de zona fronteriza por ante la Dirección Ejecutiva de la Oficina Técnica de Desarrollo Fronterizo y en caso de ser acogido se le será emitido un certificado de calificación de empresa fronteriza.

En adición a los beneficios establecidos en la Ley 28-01, las empresas beneficiadas por la Ley en adición a las formalidades legales requeridas por la legislación dominicana, tienen obligaciones específicas tendentes a reflejar la transparencia en la aplicación de los beneficios de la Ley 28-01.

Debemos destacar que si una empresa que se encuentre beneficiada por la Ley 28-01 reduce su capital o entra en proceso de disolución dentro de los 3 primeros años de haberse aprobado su solicitud de clasificación, perderá todos los beneficios otorgados y deberá reembolsar al fisco la parte de la renta neta imponible que le fue deducida.

Comercio Exterior

El sector industrial de la República es muy dinámico en cuanto al comercio exterior ya que aproximadamente el 36% de las empresas industriales realizan transacciones de comercio internacional, 8.8% en calidad de exportadores y 27.2% en calidad de importadores. Las exportaciones de las empresas industriales incluyendo zonas francas en 2012 superaron los US$8,000 millones.

La República Dominicana forma parte de la Organización Mundial del Comercio (www.wto.org) y bajo el marco de incentivos al comercio fomentado por dicha organización ha suscrito acuerdos comerciales con la Comunidad del Caribe (CARICOM), Centroamérica, Panamá, los Estados Unidos de América y la Unión Europea, y tiene acuerdos bilaterales de inversión o doble tributación con muchas otras naciones.

[VER: COMERCIO EXTERIOR, INVERSIÓN EXTRANJERA E IMPUESTOS]

Órganos Reguladores

En la República Dominicana cada sector o área de la economía se encuentra supervisado por entidades estatales creadas con el objetivo de fomentar y regular sectores específicos, por lo cual la determinación del órgano regulador depende de la actividad a la que se dedique la persona de que se trate.

No obstante lo anterior, El Ministerio de Industria y Comercio (www.seic.gov.do) es la entidad estatal encargada de la conducción de la política industrial del país, la política comercial interna y externa y la política minera.

Marco Legal

En la República Dominicana cada sector o área de la economía se encuentra regulado por leyes específicas, por tanto la determinación del marco legal aplicable depende de la actividad a que se dedique la persona de que se trate.

Requisitos de Operación

En la República Dominicana cada sector o área de la economía se encuentra regulado por normas específicas, por tanto la determinación de los requisitos de operación aplicables depende de la actividad a que se dedique la persona de que se trate.

Régimen Fiscal

Determinados sectores de la economía se encuentran afectados por reglas especiales en materia impositiva.

[VER: IMPUESTOS]