• email
  • print
  • pdf
  • Bookmark and Share

Taxation

Impuestos

La Ley No. 11-92 de fecha 31 de mayo de 1992, que instituye el Código Tributario de la República Dominicana, y sus modificaciones, establece las disposiciones generales aplicables a todas las contribuciones fiscales internas y a las relaciones jurídicas emergentes de ellas. La referida ley se divide en 5 secciones: (i) Principios Generales, Procedimientos y Sanciones Tributarias; (ii) Impuesto Sobre la Renta; (iii) Impuesto a la Transferencia de Bienes Industrializados y Servicios (ITBIS); (iv) Impuesto Selectivo al Consumo (ISC); e (v) Impuesto Sobre Activos (ISA).

La Dirección General de Impuestos Internos (DGII) es la institución encargada de la recaudación y administración de los principales impuestos y tasas en la República Dominicana. A continuación indicaremos aquellos impuestos de mayor relevancia, así como también el alcance de los mismos y sus respectivas formas de pago.


Impuesto Sobre la Renta (ISR)


Es el impuesto que grava toda renta, ingreso, utilidad o beneficio obtenido en un período fiscal determinado de fuente dominicana por personas, físicas y jurídicas, independientemente de su nacionalidad, residencia o domicilio, así como también las sucesiones indivisas de causantes con domicilio en el país. En adición, toda persona, física o jurídica, residente o domiciliada (a partir del tercer año de residencia) en la República Dominicana, debe pagar impuestos sobre sus rentas de fuente extranjera provenientes de inversiones y ganancias financieras.


Personas Físicas


Las personas físicas se benefician de una exención sobre sus ingresos anuales hasta RD$399,923.00 (a partir del 1ero de enero del año 2014). A un monto superior a dicha suma le aplica una tasa progresiva, de la siguiente manera:

Está previsto que la escala establecida sea ajustada anualmente por la inflación acumulada correspondiente al año inmediatamente anterior, según las cifras publicadas por el Banco Central de la República Dominicana. No obstante, la Ley No. 253-12 estableció que para los años fiscales 2013, 2014 y 2015 no se aplicará el precitado ajuste y, en tal virtud, queda sin efecto durante ese período este ajuste dispuesto por el numeral 1, literal a), del artículo 327 del Código Tributario Dominicano.

La fecha límite para la presentación y pago de la Declaración Jurada del ISR para personas físicas y sucesiones indivisas es el 31 de marzo de cada año y corresponderá a las rentas del ejercicio anterior (1ero de enero al 31 de diciembre). 
 


Personas Jurídicas


Las personas jurídicas domiciliadas en el país pagan el 27% sobre su renta neta gravable anualmente (tasa aplicable a partir del año 2015). La base imponible se determina luego de deducir de la renta bruta global aquellas deducciones permitidas por la ley, tales como el pago de intereses, impuestos, primas de seguros, daños extraordinarios, depreciación, cuentas incobrables, entre otras.

La fecha límite de presentación y pago de la Declaración Jurada de personas jurídicas o sociedades es de 120 días después de la fecha de cierre de la compañía. Las fechas de cierre establecidas en el Código Tributario para sociedades son: 31 de marzo, 30 de junio, 30 de septiembre y 31 de diciembre.


Retenciones del ISR


Los agentes de retención son los responsables directos, designados por la legislación y normativa vigentes (las entidades públicas, comerciales, sociedades y otras), que deben efectuar la retención del Impuesto correspondiente, y entregarlo a la Administración Tributaria dentro del plazo establecido.

Los principales ingresos sujetos a retención son: (i) salario mensual que exceda la exención contributiva mensual (excluyendo los aportes del empleado a Tesorería de la Seguridad Social); (ii) pagos al exterior en general; (iii) intereses sobre préstamos con instituciones de crédito del exterior; (iv) dividendos pagados en efectivo; (v) alquileres pagados a personas físicas; (vi) honorarios por servicios y comisiones pagadas a personas físicas; (vii) premios o ganancias obtenidas de loterías o compañas promocionales y (viii) pagos efectuados por el Estado por la adquisición de bienes y servicios no ejecutados en relación de dependencia.

La fecha límite para presentación y pago de este impuesto es dentro de los 10 días después del cierre del período declarado.


Pagos al exterior

Conforme el artículo 305 del Código Tributario Dominicano, salvo se disponga un tratamiento distinto para una determinada categoría de renta, todo pago o acreditación en cuenta de rentas gravadas de fuente dominicana a personas físicas, jurídicas o entidades no residentes o no domiciliadas en el país, queda sujeto a la aplicación de una retención del ISR, según la misma tasa establecida en el artículo 297 del citado Código para las personas jurídicas. Dicho pago se considera con carácter de único y definitivo del impuesto.

A estos fines, las rentas brutas pagadas o acreditadas se entenderán, sin admitir prueba en contrario, como rentas neta sujeta a retención, excepto cuando la ley establezca presunciones referente a la renta neta obtenida, en cuyo caso la base imponible para el cálculo de la retención sería la renta presunta.

En este sentido, y en virtud del artículo 306 del citado Código, se dispone una aplicación diferenciada para quienes paguen o acrediten en cuenta intereses de fuente dominicana a personas físicas, jurídicas o entidades no residentes, los cuales quedan sujeto a una tasa de retención del 10%, como pago de carácter único y definitivo.


Intereses Pagados o Acreditados a Personas Físicas Residentes

En otro orden, a partir de la Ley No. 253-12, todo pago o acreditación en cuenta de intereses a personas físicas residentes o domiciliadas en el país quedan sujetos a la aplicación de una retención del 10%, como pago único y definitivo.

Al respecto está previsto que las personas físicas podrán realizar su declaración de ISR al solo efecto de solicitar la devolución del monto retenido por intereses, en cuyo caso se considerará un pago a cuenta del ISR, cuando se cumpla alguna de las siguientes condiciones: a) cuando su renta neta gravable, incluyendo intereses, sea inferior a RDS240,000.00; y, b) cuando su renta neta gravable sea inferior a RD$400,000.00, siempre que su renta por intereses no sea superior al veinticinco por ciento (25%) de su renta neta gravable.

En caso de que los contribuyentes ejerciten esta opción, deberán aportar a la DGII la documentación que ésta les requiera para acreditar la cuantía de la renta neta gravable, así como de los intereses percibidos y su retención. Se entiende que el Ministerio de Hacienda, en coordinación con la DGII, regulará las distintas modalidades de intereses, entendidos como cualquier cesión a terceros de capitales propios.

Para el caso de los instrumentos de valores, el agente de retención de este ISR serán las centrales de valores.


Dividendos


Los dividendos pagados o acreditados por una sociedad comercial a sus accionistas, locales o extranjeros, están sujetos a la aplicación de una retención del 10% (a partir del año 2012), como pago único y definitivo. Cabe mencionar que a partir de la Ley No. 253-12, los establecimientos permanentes situados en el país deberán retener e ingresar esta misma suma cuando remesen cantidades a su casa matriz por este concepto o uno similar.


Ganancias de Capital

Las ganancias por la venta, permuta u otro acto de disposición de un activo de capital están sujetas al pago del 27% (tasa aplicable a partir del año 2015). Para determinar la ganancia de capital, se deducirá del precio o valor de enajenación del respectivo bien, el costo de adquisición o producción del mismo ajustado por inflación. Cuando se trate de bienes depreciables, el costo de adquisición o producción a considerar será el del valor residual de los mismos y sobre éste se realizará el referido ajuste.

En ocasión de este impuesto, cabe destacar que en virtud de la Norma General 07-2011 emitida por la DGII, las personas jurídicas que adquieran acciones o cuotas sociales deberán fungir como agente de retención de este impuesto, reteniendo el 1% del valor pagado al vendedor de las mismas, ya sea éste persona física, jurídica, nacional o extranjera. Dicha retención constituye un pago a cuenta del impuesto sobre la ganancia de capital que deberá pagar el vendedor de las acciones o cuotas sociales en caso de producirse alguna ganancia.


Anticipos del ISR

Todos los contribuyentes del ISR que fueren personas jurídicas o negocios de único dueño, cuya tasa efectiva de tributación sea menor o igual a 1.5%, deberán pagar mensualmente un anticipo del impuesto sobre la renta del año fiscal en curso equivalente al 1.5% del ingreso bruto de cada mes. Sin embargo, las empresas cuyo impuesto liquidado en el ejercicio fiscal anterior represente una tasa efectiva superior al 1.5% de los ingresos brutos de ese mismo año fiscal, pagan mensualmente como anticipo la doceava parte del impuesto liquidado correspondiente al último ejercicio fiscal declarado.

Las personas físicas y sucesiones indivisas que perciban rentas provenientes del ejercicio de profesiones liberales y oficios deben pagar 3 anticipos sobre la base del 100% del impuesto liquidado del ejercicio fiscal anterior, de la siguiente manera: 50% en el sexto mes, 30% en el noveno mes y 20% en el doceavo mes. Las personas físicas cuyas rentas provengan de actividades comerciales e industriales pagan mensualmente como anticipo el 1.5% de los ingresos brutos de cada mes.


Régimen de Estimación Simple o Régimen Simplificado

Las personas naturales o negocios de único dueño residentes en el país, que no lleven una contabilidad organizada, y cuyos ingresos en más de un 50% sean provenientes de ventas de bienes exentos del Impuesto a la Transferencia de Bienes Industrializados y Servicios (ITBIS) o de Servicios con ITBIS retenido en 100%, podrán optar por efectuar una deducción global de un cuarenta por ciento (40%) de sus ingresos gravables, a efectos de determinar su renta neta sujeta al ISR siempre que sus ingresos brutos no superen los RD$6,000,000. Esta renta neta se beneficiará de la exención contributiva anual para fines de la aplicación de la tasa del impuesto. Esta declaración anual deberá ser presentada a más tardar el último día laborable del mes de febrero de cada año. El impuesto que resultare será pagadero en 2 cuotas iguales, la primera de ellas en la misma fecha límite de su declaración jurada y la segunda, el último día laborable del mes de agosto del mismo año.


Impuesto a la Transferencia de Bienes Industrializados y Servicios (ITBIS)

Este impuesto grava la importación y la transferencia de bienes industrializados, así como la prestación y locación de servicios.

En el caso de transferencia de bienes sobre la base del precio neto de transferencia más servicios accesorios. En caso de importación de bienes industrializados, sobre la base del valor CIF (por sus siglas en inglés Cost, Insurance and Freight) de los bienes más aranceles. Respecto de la prestación y locación de servicios, sobre la base del valor del servicio. La exportación de bienes y servicios se encuentra exenta del impuesto, siempre que cumpla con las condiciones establecidas en el Código.

Son responsables del pago de este impuesto las personas físicas y jurídicas (nacionales o extranjeras), que realicen transferencias e importaciones de bienes industrializados, o prestación de servicios. Son además responsables las empresas públicas y privadas, que realicen o no actividades gravadas, por la obligación de practicar retenciones al ITBIS involucrado en los servicios que les son prestados por personas físicas, así como cuando paguen las prestaciones de servicios profesionales liberales y de alquiler de bienes muebles a otras sociedades, con carácter lucrativo o no.

A partir de la Ley No. 253-12, se dispone consignar la tasa de ITBIS aplicable a las transferencia gravadas y/o servicios prestados de (i) 18% para el 2013 y 2014; y (ii) 16% a partir del 2015; y que la reducción prevista a partir del 2015, se aplicaría en la medida que permitiese alcanzar y mantener la presión tributaria al año 2015, según artículo 26 de la Ley No. 01-12 de la Estrategia Nacional de Desarrollo. De igual modo, se establecieron tasas reducidas que van del 8% al 16% del 2013 al 2016 respectivamente de ITBIS para ciertos bienes industrializados (entre estos, y sin que la enunciación sea limitativa, están yogurts, mantequilla, café, aceites, margarina, azúcar, cacao).

En vista de la no reducción aplicada para el 2005, la tasa del impuesto es de 18% sobre el precio de la transferencia de bienes gravadas y/o servicios prestados. Adicionalmente, a partir del 2015, se estableció la nueva tasa reducida del 13% aplicable a los bienes antes indicados.

La declaración y pago de este impuesto deberá realizarse en el transcurso de los primeros 20 días del mes siguiente al período declarado (Por Ej.: El mes de enero debe presentarse y pagarse antes del 20 de febrero). En la importación se paga conjuntamente con los aranceles o impuestos aduaneros.


Ciertos bienes y servicios están exentos del pago de ITBIS.


Impuesto Selectivo al Consumo (ISC)


Este impuesto grava la transferencia de algunos bienes de producción nacional a nivel de su fabricación, su importación y la prestación de servicios de telecomunicaciones, de seguros y pagos realizados con cheques por las entidades de intermediación financiera y aquellos realizados a través de transferencias electrónicas. Ejemplo de algunos de los productos gravados con este impuesto son los automóviles, las joyas, productos del alcohol y productos del tabaco.
La tasa de impuesto varía dependiendo del bien o servicio al cual se le aplique, entre los cuales podemos citar:

• Productos del tabaco, montos específicos en función de la cantidad de cajetillas de cigarrillos y 130% para los cigarros.
• Servicios de telecomunicaciones, un 10%
• Servicios de seguros en general, un 16%
• Cheques y transferencias electrónicas, 1.5% por mil (0.0015)


Impuesto sobre la Propiedad Inmobiliaria, Vivienda Suntuaria y Solares Urbanos no Edificados (IPI/IVSS)

La Ley No. 18-88 establece un impuesto anual denominado Impuesto sobre la Propiedad Inmobiliaria, Vivienda Suntuaria y los Solares Urbanos No Edificados (IPI/IVSS). El IPI/VSS sólo alcanza a las personas físicas, y es aplicado sobre el patrimonio
inmobiliario total de las personas físicas, el cual será determinado sobre el valor que establezca la Dirección General de Catastro Nacional (a partir del año 2012).

El patrimonio gravado con este impuesto es el siguiente:

a) El compuesto por inmuebles destinados a viviendas pertenecientes a personas físicas, cuyo valor en conjunto, incluyendo el del solar donde estén edificados, sea superior a RD$6,500,000.00.

b) El compuesto por solares urbanos no edificados y aquellos inmuebles no destinados a viviendas, incluyéndose como tales los destinados a actividades comerciales, industriales y
profesionales, pertenecientes a personas físicas, cuyo valor en conjunto sobrepase los RD$6,500,000.00.

c) El compuesto por la combinación de a) y b), cuyo valor en conjunto sobrepase los seis millones quinientos mil pesos RD$6,500,000.00.

Los montos de los literales a), b), y c) deberían ser ajustado anualmente por la inflación publicada por el Banco Central de la República Dominicana. A estos fines del 2015, la DGII está considerando como valor unos RD$6,752,200.

Cabe indicar que este impuesto sólo grava el solar y las edificaciones de los inmuebles gravados y, en tal virtud, no formarán parte de su base imponible los terrenos rurales dedicados a la explotación agropecuaria, así como tampoco el mobiliario, los equipos, maquinarias, plantas eléctricas, mercancías y otros bienes muebles que se encuentren dentro de los inmuebles gravados. De igual modo, se encuentran exentas aquellas viviendas cuyo propietario haya cumplido los 65 años, siempre que dicha vivienda no haya sido transferida de dueño en los últimos 15 años y su propietario únicamente posea dicha vivienda como propiedad inmobiliaria; y, las personas pensionistas y rentistas de fuente extranjera en un 50%.

El propietario de una vivienda o solar urbano no edificado debe presentar anualmente su Declaración Jurada dentro de los primeros 60 días del año. El pago del IPI/IVSS se realiza mediante 2 cuotas semestrales, siendo la primera dentro de los 10 días siguientes contados a partir de la fecha límite de presentación de la referida Declaración Jurada y la segunda en el mes de septiembre.


Impuesto Sobre Activos (ISA)

Este impuesto grava el valor total de los activos de las personas jurídicas o físicas con negocios de único dueño, incluyendo las propiedades inmobiliarias que figuran en el balance general del contribuyente (no ajustados por inflación y luego de aplicar la deducción por depreciación, amortización y reservas para cuentas incobrables). No forman parte de los activos imponibles las inversiones accionarias en otras entidades legales, los terrenos ubicados en zonas rurales, los inmuebles por naturaleza destinados a explotaciones agropecuarias y los impuestos adelantados o anticipos.

La tasa del ISA aplicable es el 1% calculado sobre el valor total de los activos imponibles, y su liquidación se realiza en la misma Declaración Jurada correspondiente al ISR presentado por el contribuyente. El pago del mismo se efectúa en dos (2) cuotas, venciendo la primera en la misma fecha límite fijada para el pago del ISR, y la segunda en el plazo de seis (6) meses contados a partir del vencimiento de la primera cuota.

Cabe señalar que la Ley No. 253-12 contempló una reducción de la tasa del ISA al 0.5% a partir del período 2015 que similar al ITBIS, no ha sido efectiva sobre la base del no alcance de la meta de presión tributaria. De igual modo, la Ley No. 253-12 establece la eliminación del ISA a partir del ejercicio fiscal 2016 y que, una vez eliminado el ISA, el IPI/IVSS previsto en la Ley No. 18-88 será aplicado sobre los inmuebles de las personas jurídicas o morales.


Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones

La Ley 2569 del 4 de diciembre de 1950 y sus modificaciones crea el impuesto que grava toda transmisión de bienes muebles o inmuebles por causa de muerte o donación. En el caso de las donaciones, el impuesto debe ser pagado por los favorecidos de la referida donación y recaerá sobre el valor de los bienes donados. El pago del impuesto de las sucesiones por su parte, se cargará a los herederos, sucesores y beneficiarios del fallecido.

La tasa a pagar para las sucesiones es de un 3% calculado sobre la masa sucesoral, tras realizar las deducciones correspondientes. Las donaciones por su parte, a partir de la Ley No. 253-12, está sujeta a un impuesto equivalente a la tasa del ISR de personas jurídicas que se encuentre vigente al momento de la donación, siendo la tasa a considerar a partir del 2015 un 27%, aplicable sobre el valor de los bienes donados.

A fin de liquidar el impuesto correspondiente a las sucesiones, se deberá presentar la declaración jurada de sucesiones dentro de los 90 días transcurridos después del fallecimiento, siendo posible una prórroga de hasta 105 días en los casos en que los sucesores no hayan podido completar la documentación requerida para el expediente. El impuesto a las donaciones debe ser pagado dentro de los 10 días después de realizada la respectiva donación, sin derecho a prórroga. 


Colaboración de: Ana Taveras
, Farah Raful