• email
  • print
  • pdf
  • Bookmark and Share

Cine

INDUSTRIA CINEMATOGRÁFICA

El destacado atractivo turístico de la República Dominicana, junto a un seductor sistema de incentivos dirigido a la industria cinematográfica, coloca al país en la mira para la producción audiovisual internacional. 

No obstante, desde antes de la promulgación en el 2010 de una ley dirigida impulsar al sector, la República Dominicana ha tenido una industria de cine no tan tímida. En el 1923 se rodó la primera obra cinematográfica: “La leyenda de Nuestra Señora de la Altagracia”. Desde entonces, se han registrado unas 57 películas dominicanas y 72 películas extranjeras rodadas en territorio dominicano. Las películas extranjeras incluyen la española “La Fiesta del Chivo”, las norteamericanas “The Godfather II”, “The Good Shepherd” y “The Lost City”. 
Asimismo, la República Dominicana es utilizada frecuentemente como escenario para la producción de comerciales, telenovelas y telerrealidades (reality shows) internacionales, catalizando así el entrenamiento constante de personal técnico y artístico local y logrando satisfacer la demanda y necesidades de las producciones extranjeras.

 

Marco Legal 



 

La industria del cinematográfica dominicana está regulada por la Ley para el Fomento de la Actividad Cinematográfica en la República Dominicana No. 108-10, de fecha 29 de julio de 2010, y modificada por la Ley No. 257-10 de fecha 18 de noviembre de 2010. Adicionalmente, aplica a la industria el Reglamento de Aplicación a la referida ley, No. 370-11 de fecha 13 de junio de 2011. 


 

La Ley 108-10 y su modificación, está dirigida a todas aquellas personas físicas o jurídicas que desarrollen en República Dominicana actividades de creación, producción, distribución, exhibición y formación cinematográfica y audiovisual e industrias técnicas conexas. 



 

Con la reciente reforma fiscal, mediante la ley 253-12 (Ley para el Fortalecimiento de la Capacidad Recaudatoria del Estado para la Sostenibilidad Fiscal y el Desarrollo Sostenible) se incluyó mediante el artículo 34 una enmienda al Crédito Fiscal Transferible.

 

Marco Institucional 



 

La Ley 108-10 establece como órgano superior en materia cinematográfica al Consejo Intersectorial para la Promoción de la Actividad Cinematográfica en la República Dominicana (CIPAC), el cual está compuesto por 12 miembros, incluyendo representantes del sector privado. Dentro de las atribuciones CIPAC se encuentran la aprobación de programas y proyectos que le sean sometidos por la Dirección General de Cine (DGCINE) y aprobar las solicitudes de apoyo financieros para la producción de obras dominicanas a través del Fondo de Promoción Cinematográfica (FONPROCINE). A su vez el CIPAC es asesorado por un órgano consultivo denominado Comisión Consultiva Cinematográfica (CCCINE). 



 

Por su parte, la DGCINE es un órgano descentralizado y adscrito al Ministerio de Cultura que viene a sustituir a la DINAC (Dirección Nacional de Cine). Sus atribuciones incluyen:

 

• Recibir los proyectos audiovisuales y de infraestructura que deseen acogerse a los incentivos de la Ley 108-10; 


 

• Expedir los Permisos Únicos de Rodajes; 


 

• Emitir los Certificados de Nacionalidad Dominicana; 


 

• Servir como ventanilla única en el proceso de gestión de autorizaciones medioambientales, de uso de materiales peligroso o de cierre y uso de vías públicas para el rodaje; y 


• Estar a cargo del Sistema de Información y Registro Cinematográfico Dominicano (SIRECINE). 



Este último sistema sirve como base de datos de todos los agentes cinematográficos nacionales, y al cual deben registrarse previamente todos aquellos que busquen beneficiarse de los incentivos establecidos en la Ley 108-10. El Reglamento de Aplicación No. 370-11, a su vez creo las siguientes categorías de registros:

 

a) Registro Nacional de Agentes Cinematográficos;


b) Registro de Obras Cinematográficas y Audiovisuales;

 

c) Registro Nacional de Salas de Cine; y 


 

d) Registro Fiscal de Agentes y Proveedores Cinematográficos. 



 

En el Registro Nacional de Agentes Cinematográficos, debe inscribirse todo agente cinematográfico que preste sus servicios en territorio dominicano, y en al menos una de las categorías indicadas más adelante:

 

a) Productores cinematográficos;

 

b) Distribuidores cinematográficos; 


 

c) Exhibidores cinematográficos;


d) Estudios cinematográficos; 


 

e) Personal creativo y artístico cinematográfico; 


 

f) Personal técnico cinematográfico; 


 

g) Asociaciones, Festivales y organizaciones sin fines de lucro del sector cinematográfico; 


 

h) Entidades académicas cinematográficas; y


i) Empresas de servicios técnicos cinematográficos.




Régimen de Incentivos 



 

La Ley 108-10 y su modificación crea una dualidad de sistema de estímulos, pues establece apoyos económicos y a la vez un régimen incentivos fiscales. En este sentido, en la primera categoría se encuentra el FONPROCINE, el cual busca fomentar y promover la industria cinematográfica y audiovisual mediante un sistema de apoyo financiero para el beneficio exclusivo de productores, distribuidores, comercializadores y exhibidores de películas dominicanas exclusivamente. No obstante, dicho apoyo financiero está limitado en la Ley pues el FONPROCINE no podrá financiar más del 70% del presupuesto de la obra. Asimismo, la Ley excluye de este incentivo a las películas extranjeras, las telenovelas y las películas para televisión, entre otras obras. 



 

En lo que se refiere al régimen de incentivos fiscales, la Ley establece los siguientes requisitos generales para beneficiarse de los incentivos fiscales:

 

• Que la obra cuente con un Permiso Único de Rodaje; 


 

• Contar con una póliza de seguros de responsabilidad civil;

• Estar registrado en SIRECINE; 


• Que el 20% del presupuesto de la obra sea gastado en la República Dominicana, o que el capital dominicano invertido no sea inferior al 20% del presupuesto; 


 

• Contar con una participación mínima de dominicanos cuyo porcentaje variará dependiendo si la obra es dominicana o extranjera. 



El Permiso Único de Rodaje indicado anteriormente, faculta a todo aquel que realizará filmaciones en espacio públicos del territorio dominicano. No obstante, este permiso expedido de forma gratuita por la DGCINE, es requerido para la aplicación de los incentivos dirigidos a la producción de obras cinematográficas y audiovisuales. Adicionalmente, con este pueden importarse temporalmente al país hasta por un término de seis (6) meses, prorrogables, los equipos y bienes consumibles o no, necesarios para la filmación. La Ley 108-10 exige que dichos bienes sean reexportados a la finalización del término del mismo.

 

En adición a las obras cinematográficas de largometrajes o películas, la Ley 108-10 y su modificación, establece que las siguientes obras audiovisuales podrán acogerse a los incentivos fiscales:

 

• las películas para televisión, 


 

• telenovelas; 


 

• documentales; 


 

•series y miniseries; y, 


 

• videos musicales. 



La República Dominicana ofrece los siguientes incentivos fiscales al sector cinematográficos: 



 

Incentivo a la Inversión. Este incentivo está dirigido a inversionistas en entidades cuyo objeto exclusivo sea la producción de obras cinematográficas de largometraje dominicanas. El inversionista podrá deducción el 100% del valor real invertido contra el Impuesto Sobre la Renta. Esta deducción está limitada a un 25% del impuesto a pagar. Se destaca como requisito primordial el objeto exclusivo de la entidad productora.

 

Incentivo a la donación. Las donaciones son deducibles hasta el 5% de la renta neta imponible.

Incentivo a la reinversión en el sector. Los productores, distribuidores de largometrajes dominicanos y exhibidores se benefician de una exención del 100% del Impuesto Sobre la Renta al reservar o capitalizar su renta para invertir en el sector cinematográfico.

 

Crédito Fiscal. La República Dominicana ofrece un Crédito Fiscal equivalente al 25% de todos los gastos calificables realizados en la República Dominicana. Este crédito podrá ser aplicado contra el Impuesto sobre la Renta. 



A los fines de beneficiarse del Crédito Fiscal, el interesado debe cumplir con ciertos requerimientos particulares:

 

• Que el presupuesto de la obra esté autorizado previamente por DGCINE; 


 

• Que un mínimo de US$500,000.00 sea gastado en la República Dominicana; 


 

• Que los gastos estén debidamente respaldados; 


 

• Para producciones extranjeras solamente, contar con una participación mínima según los porcentajes establecidos en el artículo 39, párrafo III de la Ley 108-10 y su modificación.

Si el monto mínimo (de US$500,000) a gastar en la República Dominicana es alcanzado antes de concluir la obra audiovisual, la Ley permite que el Crédito Fiscal sea solicitado sobre la partida ya alcanzada. Asimismo, es posible acumular varios proyectos bajo una misma persona física o jurídica, de modo tal que el total gastado ascienda al monto antes indicado. 



 

Originalmente, este Crédito Fiscal podía ser transferible total o parcialmente por los beneficiarios del mismo a favor de terceros interesados. Sin embargo, dicha transferencia fue eliminada a través del artículo 34 de la Ley para el Fortalecimiento de la Capacidad Recaudatoria del Estado para la Sostenibilidad Fiscal y el Desarrollo Sostenible. Según esta última el Crédito Fiscal deberá ser utilizada exclusivamente por el productor para cumplir sus obligaciones tributarias.

 

Adicionalmente, la regulación exige que los gastos calificables sean realizados por:

 

• una persona física o jurídica cuyo objeto exclusivo sea la producción de obras cinematográficas y audiovisuales

• sea contribuyente en República Dominicana. 



En tal sentido, aquellas entidades extranjeras que realicen actividades de producción cinematográfica en República Dominicana y que pretendan solicitar el Crédito Fiscal Transferible deberán aperturar un domicilio en el país. Sin embargo, el Reglamento 370-11 ofrece a las entidades extranjeras la opción de utilizar los servicios de producción ejecutiva prestados por una persona jurídica contribuyente en República Dominicana.

 

Finalmente, el Reglamento 370-11 a su vez limita los tipos de gastos a considerarse para fines del Crédito Fiscal. De estos modo se excluyen los siguientes:

 

a) La proporción de los gastos por concepto de honorarios del productor que exceda el 6% del presupuesto total de la producción; 


 

b) La proporción de los gastos de desarrollo que exceda el 3% del presupuesto total de la producción; 


 

c) Cargos financieros y gastos por concepto de fianzas o garantías de fiel cumplimiento; y

 

d) Costos relacionados al mercadeo y distribución de la obra.



Proveedores de Servicios Técnicos

 

Los proveedores de servicios técnicos cuentan con una exención de pago de Impuesto sobre la Renta. La regulación exige el cumplimiento con los ciertos requisitos por parte de estos proveedores, dentro de los que se destacan los siguientes:

 

• Que la actividad principal sea la provisión de uno o varios servicios técnicos especializados en la industria cinematográfica; 


 

• Que la totalidad de sus ingresos que se generen por la presentación de dichos servicios a personas jurídicas cuyo objeto exclusivo sea la producción de obras cinematográficas; 



Asimismo, el Reglamento 370-11 establece detalladamente cuáles son los servicios técnicos especializados de la industria cinematográfica:

 

a) Servicios de rodaje y filmación; 


 

b) Servicios de conversión, edición y diseño digital; 


 

c) Servicios de confección de vestuarios, utilerías y escenográfas cinematográficas; 


d) Servicios de generación de personajes digitales y animación;

e) Servicios de postproducción de efectos especiales;

f) Servicios de musicalización, doblaje y grabación de voces, mezclas y edición de sonido. 



 

Cabe destacarse que el citado reglamento instituye una incompatibilidad con la prestación de servicios que no sean exclusivos para la producción cinematográfica con otros servicios.

 

Exención del Impuesto sobre la Transferencia de Bienes Industrializados y Servicios (ITBIS). Todos los bienes, servicios y/o arrendamientos directamente relacionados con la preproducción, producción y postproducción de obras cinematográficas y audiovisuales están exentos del ITBIS. Se destacan tres (3) requerimiento primordiales con los que deben cumplir los interesados en beneficiarse de este incentivo:

 

• Que el agente y proveedor del bien o servicio a adquirir se encuentren inscritos en el Registro Fiscal de Agentes y Proveedores Cinematográficos del SIRECINE; 


 

• Que el bien o servicio adquirido esté directamente relacionado con la preproducción, producción y posproducción de obras cinematográficas y audiovisuales; 


 

• Que la obra cuente con Permiso Único de Rodaje vigente al momento de la adquisición; 


 

• Que el bien o servicio adquirido se encuentre expresamente calificado como tal por el Reglamento conforme el listado allí provisto, o por Resolución de CIPAC.

 

Adicionalmente, el Reglamento 370-11 establece un listado de bienes y servicios excluidos de la exención de ITBIS. Algunos de estos bienes y servicios son:

 

• materiales y muebles de oficina; 


 

• agua embotellada, alimentos y bebidas; 


 

• regalos personajes y materiales de promoción; 


 

• servicios públicos, incluyendo electricidad, teléfonos celulares, buscapersonas y cargadores de baterías; 


 

• habitaciones de hotel y/o alojamiento; 


 

• maquillaje; 


 

• combustibles; 


 

• servicios de transporte; 


 

• compras o alquileres de vehículos de motor. 



Salas de Cine

 

La construcción de salas de cine ofrece una serie de incentivos a aquellos que se dediquen a este negocio. Las salas construidas en el Distrito Nacional y Santiago de los Caballeros, gozan de una exención del 50% del Impuesto sobre la Renta por los ingresos generados. Para las demás provincias y municipios, una exención del 100% del Impuesto sobre la Renta por los ingresos generados.

 

Asimismo, la Ley 108-10 prevé una exoneración de impuestos nacionales y municipales aplicables a los permisos de construcción y compra de inmuebles en este proceso de construcción de salas. Finalmente también ofrece una exoneración de impuestos de importación y otros impuestos incluyendo ITBIS aplicables a equipos y muebles necesarios para el primer equipamiento y puesta en operación de salas de cine.

 

Estudios de Filmación o Grabación

 

La construcción de estudios de filmación o grabación también está incentivada mediante una exención del 100% de Impuesto sobre la Renta obtenida en su explotación. Asimismo, estas infraestructuras se benefician de una exención de impuestos aplicables a la importación de bienes para el establecimiento de los mismos.

 

Acuerdos de Coproducción

 

La República Dominicana es signataria a una serie acuerdos internacionales en materia cinematográfica. Desde el 1989, es signataria junto a Argentina, Brasil, Cuba, Ecuador, México, Nicaragua, Panamá, Perú y Venezuela, del Acuerdo para la Creación del Mercado Común Cinematográfico Latinoamericano. Asimismo, es parte del Acuerdo Latinoamericano de Coproducción Cinematográfica del 11 de noviembre del 1989, del cual también es parte Argentina, Brasil, Cuba, Ecuador, México, Nicaragua, Panamá, Perú y Venezuela. Conforme a dicho acuerdo las obras cinematográficas realizadas en coproducción, serán consideradas como nacionales por las autoridades competentes de cada país coproductor. Asimismo, estas obras se beneficiarán de las ventajas previstas para las obras cinematográficas nacionales por las disposiciones de la ley vigente en cada país coproductor. 

Por otro lado, la República Dominicana es miembro del reconocido Programa IBERMEDIA desde el 2007. Desde entonces y a la fecha, 9 proyectos han recibido ayuda financiera para su desarrollo y producción. El Fondo Iberoamericano de Ayuda, IBERMEDIA, fue creado en noviembre de 1997 con el fin de promover la creación de un espacio audiovisual iberoamericano en sus Estados miembros, mediante el otorgamiento de apoyos financieros. 


Finalmente, la República Dominicana suscribió en el 2007 un Memorando de Colaboración Cinematográfica con la Corporación para el Desarrollo de las Artes, Ciencias e Industria Cinematográfica de Puerto Rico. Dicho acuerdo establece las pautas respecto de las coproducciones cinematográficas entre ambos países.

 

Festivales de Cine

 

En la República Dominicana se celebran varios festivales de cine a lo largo del año, en adición a las numerosas muestras de cine. El festival más conocido es el Festival Internacional de Cine de Santo Domingo, creado con el interés de desarrollar en la República Dominicana una cultura cinematográfica e incentivar la creación de obras contando a partir de la idiosincrasia y cultura dominicana. El Festival de Cine Global Dominicano celebrado generalmente en el mes de noviembre de cada año, presenta una selección de obras cinematográficas internacionales, incluyendo documentales. En adición al festival antes mencionado, a partir del año 2011, se celebrará el Festival Iberoamericano de Cine organizada por la Cinemateca Dominicana y las Misiones Diplomáticas y Consulares de Iberoamérica acreditadas en el país.